BIOGRAFÍA VIII








AÑOS 1788-1790.


A principios de 1788 estalla la guerra con Turquía, y por otro lado el emperador por vez primera permite la representación de operas durante la cuaresma. Mientras estas no se representaban, en la cuaresma se desarrollaban otros géneros músicales, como los oratorios. También los conciertos publicos y privados. A estos se había dedicado Mozart durante los años 1782-1786. Ahora, los conciertos escaseaban y el propio músico perdió interés en ellos. Graves problemas económicos empiezan a surgir en junio de ese año, que se mantendrían hasta junio de 1791. Los mótivos de la relativa recuperación económica: La guerra se acababa, la gente recuperó su interés hacía sus obras, y pudo incluso escribir dos óperas. Hay que decir, que los años 1789-1790 se encuentran entre los peor documentados de la vida del compositor. Hay una serie de cartas en las que pide dinero a su amigo Michael Puchberg, un masón acreedor suyo que era además comerciante. Su tabla de salvación fue el sueldo que el emperador Jose II le había garantizado, lo mantuvo después de la muerte del Emperador, en febrero de 1790.


A mediados de 1788, Mozart y su familia se habían trasladado desde el centro de Viena, a las afueras de Alsergrund. Aunque se ha pensado que Mozart redujo sus gastos de alquiler, programas de investigaciones recientes indican que al mudarse a los suburbios, Mozart ciertamente no había reducido sus gastos (como se reivindica en su carta a Puchberg) sólo se incrementó el espacio de la vivienda a su disposición. Mozart comenzó a pedir dinero prestado, más a menudo de su amigo y compañero Mason Michael Puchberg;. Una lamentable secuencia de cartas suplicando préstamos existe. Maynard Solomon y otros han sugerido que Mozart estaba sufriendo de depresión, y parece que su producción disminuyó. Las obras más importantes de la época son las últimas tres sinfonías (Nos. 39, 40, y 41 , todas de 1788) y la última de las tres óperas de Da Ponte, Così fan tutte, estrenada en 1790.


Alrededor de este tiempo, Mozart hizo largos viajes con la esperanza de mejorar su suerte: a Leipzig, Dresde y Berlín en la primavera de 1789, y Frankfurt, Mannheim y otras ciudades alemanas en 1790. Los viajes tuvieron un éxito aislado y no aliviaron las dificultades financieras de la familia.


La coronación de Leopoldo II -hermano de Jose II- en noviembre de 1790, supuso que este echara para atrás muchas de las reformas que su hermano había decretado. Fue por temor a que se reprodujera lo sucedido en Francia con la revolución. Y empezó a controlar el surgimiento de nuevas ideas que pudieran hacer peligrar el orden establecido. La Masonería fue sometida a una estricta vigilancia, ya que se temía que a través de las logias, las inquietudes revolucionarias francesas llegasen a Austria. Esto perjudicó mucho al compositor, que dejó de gozar de la admiración y la protección de la Corte. Tal es así que Mozart no fue invitado a las fiestas de la coronación del nuevo emperador.


En el verano de 1788, y en el corto plazo de dos meses, compone Mozart las sinfonías 39, 40 y 41. Seguramente pensaría ofrecerlas en la siguiente temporada, su situación económica así lo exigía, aunque las cosas ocurrieran de otra manera. Se las ha calificado de «testamento sinfónico» y se ha afirmado, para cargar las tintas, que Mozart no las llegó a oír nunca. 




1 comentario:

  1. Hola mi niña

    Vengo a invitarte a mi cumpleaños..Un dia especial donde deseo rodearme de amig@s especiales como tú

    Besitos

    ResponderEliminar